Música (tranquila) para una noche de verano: La sonata Arpeggione de Schubert

Cyclone-Jaci XIIICyclone por jaci XIII

Mediados de agosto. Hemos superado ya el ecuador del verano. Tiempo de vacaciones y descanso para muchos (espero que los más de vosotros) y para disfrutar relajadamente de aquellas actividades que nos apasionan -como por ejemplo, escuchar buena música-.

Llevo varios días con una música recurrente en mi cabeza. La música de una pieza que me atrapó la primera vez que la escuché y que, por misterios de la memoria, ha reaparecido con fuerza en mi cerebro estos días: la sonata Arpeggione de Franz Schubert.

De la sonata Arpeggione se podrían decir infinidad de cosas como que contiene algunos de los rasgos más distintivos de Schubert (su característica manera de emplear la armonía y -sobre todo- su desbordante inspiración melódica); se podría contar que la partitura fue publicada más de cuarenta años después de la muerte de Schubert, o que el instrumento original para la que había sido compuesta, el Arpeggione (una especie de guitarra grande que se tocaba con un arco como el cello), no ha sobrevivido hasta nuestros días.

También, podríamos decir que, debido a la desaparición del Arpeggione, en la actualidad la gran mayoría de las versiones que se pueden escuchar son arreglos para combinaciones de diferentes instrumentos (cello y piano -la más habitual-, viola y piano, flauta y guitarra, clarinete y piano, etc.) , o, además, que la sonata está compuesta en la tonalidad de La menor, como tonalidad principal, y que consta de tres movimientos…

Pero, para mí lo más importante, y por lo que quería compartirla con vosotros, es que la sonata Arpeggione me parece una obra de una belleza y una dulzura incomparables; tierna y melancólica en el primer movimiento, serena y reflexiva en el segundo y caprichosa y graciosamente ciclotímica en el Allegreto final. Una obra deliciosa, apetecible en cualquier época del año pero que, como os digo, estoy disfrutando especialmente estos días.

De las múltiples versiones que se pueden escuchar, he elegido la que viene a continuación, un arreglo para guitarra y cello, que me parece especialmente propicia para crear la atmósfera íntima que sugiere la composición.

Sin embargo, os recomiendo que, en otra ocasión, escuchéis la versión para cello y piano de Rostropovich con Britten porque es, con diferencia, mi versión preferida de esta genial partitura.

Anuncios

4 comentarios en “Música (tranquila) para una noche de verano: La sonata Arpeggione de Schubert

  1. Hola Luis,
    ¡Qué alegría ver de nuevo La Tabla Armónica!
    Acabo de volver de vacaciones y esto es una ilusión para mí. Rompe la monotonía que se avecina con la vuelta al trabajo.
    Que recomiendes y hables de la pieza hace que la escuche con más atención, sabiendo algo más sobre ella y la incluya en la colección de las que escucho habitualmente, que ahora es muy pequeña.
    ¡Es preciosa! Voy a buscar directamente la versión porque con mi movil se entrecorta.
    ¡Muchas gracias!
    Me gustaría que repitieras esto con otras obras que sean especiales para tí.
    Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s