Melodía y acompañamiento, una pareja bien avenida

Melodia acompañada 1 color

Melodía y acompañamiento son dos aspectos fundamentales de cualquier pieza musical. No tenemos más que fijarnos en alguna de las canciones que escuchamos habitualmente para darnos cuenta de que ambos elementos son fácilmente identificables: la melodía es la parte más sobresaliente, la que hace de hilo conductor y la que lleva la letra. Por su parte, el acompañamiento es el fondo musical que envuelve a la melodía.

Pero, ¿cómo interaccionan ambos elementos?, ¿qué es lo que hace que suenen tan bien juntos?, ¿qué sonidos comparten exactamente?

Aunque parezca asombroso, la gran mayoría de las canciones de las que disfrutamos están hechas con un número muy limitado de sonidos: los siete sonidos de la escala musical -más algún sonido extra en algunos casos-. Los compositores normalmente trabajan con una sola escala para cada canción (en las composiciones más complejas se pueden emplear más escalas). Es decir que, con tan solo siete sonidos, y sus posibles combinaciones, se hacen la gran mayoría de las canciones. Ahora bien, ¿cómo se disponen estos siete sonidos para crear la melodía y el acompañamiento?

Si nos fijamos en la siguiente melodía, construida con la escala de do, veremos que las notas se suceden de izquierda a derecha. Es por esto que podemos definir la melodía como una sucesión de sonidos individuales que se organizan con sentido musical (formando frases musicales).

Oh when the saints (solo melodía)

Por su parte, el acompañamiento se elabora con acordes, sonidos que suenan simultáneamente y que se organizan verticalmente.

Acordes de acompañamiento

Melodía y acompañamiento interaccionan en el tiempo compartiendo sonidos pero, también, enfrentando sonidos que no son comunes entre ambos. Por eso, podemos decir que existe dos tipos de relación entre las notas de la melodía y las notas del acompañamiento:

-Notas comunes: que son notas de la melodía que están presentes en el acompañamiento y que reciben el nombre de notas reales.

-Notas divergentes: que son notas de la melodía que no pertenecen a los acordes del acompañamiento y que se denominan notas de adorno.

Como podemos ver en el siguiente ejemplo (el popular himno gospel When the Saints go marching in), lo habitual es que las notas reales -las notas en común- se usen en mayor proporción que las notas de adorno para garantizar, de esta forma, la coherencia melódico-armónica:

Oh when the saints (reales y adorno)

Podéis escucharla en el siguiente video:

Las notas reales generan sensación de estabilidad y equilibrio, mientras que las notas de adorno crean tensión y hacen que la melodía avance. Por otro lado, las notas de adorno pueden producir diferentes efectos en la melodía dependiendo de cómo se empleen. Por eso, las notas de adorno se clasifican en diferentes tipos: apoyaturas, retardos, notas de paso, escapadas, etc.

Una buena melodía utilizará con mesura y sensibilidad ambos tipos de notas.

La melodía acompañada como textura musical

Como hemos visto hasta ahora, la melodía acompañada es una de las formas más utilizadas para crear canciones. A la manera de disponer los elementos principales de la obra musical se le denomina textura. Por eso, podemos decir que todas las canciones tienen textura de melodía acompañada.

Sin embargo, existen otras posibilidades de organizar el discurso musical, otros tipos de textura, como por ejemplo: música que entrelaza varias melodías a la vez (como la música contrapuntística), música con solo melodía sin acompañamiento y música sin melodía ni acompañamiento (música eminentemente rítmica).

Pero, volviendo a nuestra melodía acompañada, me gustaría compartir con vosotros una pieza para piano del compositor francés Erik Satie, Gnossiene nº1 (de nombre impronunciable), en la que se puede apreciar la gran maestría de Satie para crear, con tan solo estos dos elementos (una melodía y un sencillísimo acompañamiento), una obra de belleza intemporal. ¡Que la disfrutéis! ¡Hasta el próximo artículo!

Anuncios

3 comentarios en “Melodía y acompañamiento, una pareja bien avenida

  1. Hola Luis, se te echaba de menos, espero que todo vaya bien.
    Estoy en la oficina pero en cuanto llegue casa me pongo con tu articulo, tiene muy buena pinta.
    Buen día

    Me gusta

  2. Pingback: Punto contra punto | La Tabla Armónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s